La eliminación de barreras arquitectónicas, una constante en las actuaciones municipales

Eliminar barreras arquitectónicas que los ciudadanos se pueden encontrar en su día a día, es una constante en las obras municipales. De hecho, una de las funciones del Consejo Municipal de Accesibilidad (en la que están representadas asociaciones, colectivos e instituciones) es definir un listado de obras a las que destinar los 25.000 euros reservados por la Concejalía de Servicios Sociales, Igualdad, Sanidad y Consumo del Ayuntamiento a ese fin concreto.

Finalizado el año, la Concejalía de Obras y Servicios da por finalizado y cumplido el mandato del Consejo.

En ese listado destacan los muchos rebajes de aceras, en su unión con pasos de peatones, ejecutados en distintos puntos de la ciudad, colocando, en la mayoría de los casos baldosas de botón antideslizantes. Se puede comprobar en las calles Alfonso VI, Tercios Segovianos, Doctor Hernando, Bomberos y los Deportes.
En otros casos, como en la alameda de la Fuencisla, se han colocado losetas de granito para integrarse en el paisaje.

Otra de las actuaciones ha tenido como objetivo incrementar la seguridad de algunas de las calles. Entre ellas figura la colocación de la barandilla en la calle Almira o los trabajos para suavizar la pendiente de rapas como la de la calle Antonio Machado.

En el listado de prioridades marcadas por el Consejo también se encontraba la eliminación de balsas de agua que existían en la calle Dámaso Alonso, frente al parque y en la acera de esa vía del barrio de Nueva Segovia.

A estas intervenciones que suponen una inversión total de 25.000 euros, hay que añadir otras ejecutadas, a mayores, por la Concejalía de Obras y Servicios a través de las cuadrillas de apoyo como el cambio de pavimento de la acera y la colocación de una barandilla en la calle Riaza, la construcción de un paso elevado en la avenida Gerardo Diego y en la calle Lérida, y la ampliación de la acera de la calle Los Cotos en el barrio de la Fuentecilla-Puente Hierro, en la que debido a la fuerte pendiente se han colocado baldosas de botón para reducir el riesgo de deslizamiento. Esta actuación es muy similar a la ejecutada en la calle San Antón en el barrio de Santa Eulalia en el que se ha combinado la ampliación de la acera con su rebaje en la confluencia del paso de peatones y la entrada al garaje situado en esta calle.

Por último, una de las actuaciones más esperadas era la instalación y puesta en marcha del ascensor en el Centro de Asociaciones de Autoayuda y Voluntariado de la avenida del Acueducto, cuyo presupuesto ha ascendido a los 54.792 euros.

En definitiva, a lo largo de 2017 se puede decir que el Ayuntamiento de Segovia ha destinado a la eliminación de barreras arquitectónicas cerca de 100.000 euros, con independencia de algunas otras actuaciones que llevaban implícitas el cumplimiento de la normativa sobre accesibilidad.

Newsletter

Subscribe to our weekly newsletter